Martín, encargado de la compañía circense, relató a Sudamericana que actualmente permanecen en el predio en el que quedaron varados cuando se determinó la pandemia de coronavirus en Argentina. Allí fabrican pan para vender, camas para mascotas, artesanías y otros elementos para financiar su estadía.

“Esta es la oportunidad de saber qué haríamos todos fuera del circo”, comentó, reconociendo que se dedica a la fabricación de artesanías y “figuras de animalitos”. También comentó que afortunadamente, dos de los integrantes pudieron regresar a sus hogares, pero la mayoría vive en el circo.  

Indicó que en varias partes del mundo se implementa el “auto-circo”, una modalidad similar a la del autocine, en la que se propone que las familias puedan asistir a los espectáculos, con todos los protocolos de distanciamiento e higiene, sin bajarse de sus vehículos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here